La número 14, de Antonio Pineda

Antonio Pineda un alumno (ya ingeniero) que apareció por el fablab con aire tímido y que seguramente esperaba encontrarse un no por respuesta. Pero desde el principio tuvo aquello que nos parece uno de los ingredientes más importante de un maker, curiosidad. Se ha transformado en el maker número catorce que fabrica una impresora 3D en nuestro fablab, siendo, en su caso, el que más empeño ha puesto en salirse de un modelo convencional.
 
Antonio es ya un fabber más de nuestro laboratorio, otro estudiante que aprovecha el fablab para sacar ese alma innovadora que suelen tener los estudiantes de la Universidad de Sevilla y que, muy a menudo, revolucionamos en el fablab. Le pedimos como contrapartida a la ayuda que recibiese del laboratorio que documentase su experiencia, y ha cumplido. A continuación es Antonio el que nos la cuenta y agradecemos que lo haga:
 
Soy Antonio Pineda Segura, un recién licenciado como Ingeniero Eléctrico por la Universidad de Sevilla, y soy otro ejemplo de que no sólo los arquitectos tienen cabida en el FabLab de la Escuela de Arquitectura. Entré con la intención de imprimir una pieza y con la curiosidad de cómo funcionaba eso de la impresión 3D, y salí del fablab decidido a montarme mi propia impresora.
 
Los técnicos y estudiantes del fablab me informaron sobre dónde buscar, qué necesitaba y el tema de las compras conjuntas de foro, pero debía esperar hasta que se iniciase una nueva compra conjunta o comprar un kit por internet. Esta última opción era la más viable pero no me convencía el precio: más de lo que estaba dispuesto a pagar y que, desde la ignorancia, parecía excesivo.
 
La alternativa a todo esto era comprar todas las piezas por internet y por separado. Ya que pretendía que fuese lo más barato posible tenía que hacer uso de la imaginación y recursos disponibles. Un ejemplo de esto es el chasis de la impresora: No es el marco típico de las Prusa, son perfiles de aluminio que tenía por casa desde hace tiempo, y que, a partir de ahora iban a tener un mejor uso. El hecho de diseñar una estructura me obligó a diseñar casi todas las piezas (de hecho, las únicas que no diseñé son la del carro del eje X y el extrusor, que traté de hacerlo yo, pero tras 3 intentos desistí).
 

chasis
 
placa

 El proceso de diseño fue complejo, pues no tenía muchas referencias de otras impresoras, ni siquiera tenía experiencia diseñando piezas. Pero esto no me desanimó, realicé un modelo 3d de la impresora que tenía en mente; Poco a poco fue tomando forma, tanto el conjunto de piezas como las piezas que tenía que crear. 
 impresora

soportes

Cuando enseñé el modelo en el FabLab me miraron con asombro y se me dió luz verde para usar las impresoras y los recursos que necesitase hasta que mi impresora estuviese funcionando. Compré los componentes por ebay, excepto los que pude reciclar, como la fuente de alimentación o las varillas lisas que, en lugar de ser varillas macizas, son tuberías de acero inoxidable de 8mm: La finalidad es la misma, y cumplen igual de bien que si fueran macizas, no he tenido problemas de pandeo ni nada del estilo.

fablab 
varillas

No todas las piezas están impresas, la base de la cama son barras cuadradas de aluminio, de nuevo rescatados de algún otro aparato hace mucho tiempo.

soporte cama 
Después de muchos meses, soy el orgulloso propietario de una impresora 3D, que monté y diseñé (en parte) por mí mismo y que, como pretendía, no fue excesivamente cara, de hecho estimo que está por debajo de los 250€, incluidas un par de bobinas de filamento. Me ha dado muchos dolores de cabeza, y tardes pensando "por qué no funcionará esto", pero sobre todo me ha dado una gran experiencia a la hora de diseñar, fabricar y montar una máquina partiendo de una idea y de un diseño base que es la Prusa i3.
impresora 1
 
impresora 2 
Desde que me decidí a montar mi 3D han bajado bastante los precios de los kits, tanto que casi no hacen atractivo lo que yo he hecho. Es mucho más simple tener un kit con tus instrucciones de montaje, y sabes que habrá una comunidad en internet (o en el FabLab) que tendrá exactamente la misma impresora que tienes encima de la mesa y que acabas de montar, que será capaz de resolver tus problemas porque a pesar de ser una impresora que has comprado, vas a encontrarte con problemas.
 impresora 3
 
impresora 4
 
Pero, tú quieres una impresora 3D, tienes alma de maker ¿no?, no todo va a ser el dinero. Recomiendo encarecidamente a todo aquel que tenga coraje, recursos e imaginación, que le de su toque personal a la impresora, diseñe sus piezas, y se rompa la cabeza como me pasó a mí, que tras imprimir alguna pieza se dió cuenta de que no había manera de montarla, y tuvo que salir del paso con un apaño, o de vuelta al ordenador.
 
Mi consejo a los que tengan la misma idea que tuve: no tengas miedo a deshacer una idea que tengas en favor de otra, trabaja con los medios con los que estés cómodo, que no te de vergüenza preguntar a los demás y ten en cuenta que siempre hay imprevistos.
 
avance
 
Después de todo saldrás con la satisfacción de haber fabricado tu propia impresora 3D.
 
 DSC0238

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Sign In or Create Account